Somos los padres los que acompañamos siempre, no solo en elecciones de escuela, carrera, etc, etc, en el plano de su desarrollo sexual acá también estamos los padres. Y como digo siempre, cuanto más hayamos podido dialogar antes, y de acuerdo al tema que nos convoca hoy, en la medida que hayan surgido las preguntas e inquietudes, más accesible será el campo donde la comunicación hoy, ya siendo adolescentes, se de. Esto no quiere decir hablar con niños de sexualidad, sino acompañar el desarrollo natural exploratorio, escuchar sus preguntas de acuerdo al momento que están transitando abiertamente y sin prejuicios, de modo tal que sientan que si es posible contar con su presencia para hablar sobre sexualidad.

Con nuestros hijos adolescentes no hablamos de sexo solamente, sino de generar una autoestima sexual. Es importante ver:

la relación fueron construyendo con su cuerpo

cómo perciben su imagen corporal

cómo se relacionan en este aspecto con su entorno 

–          Es tan importante fomentar la buena construcción de su imagen corporal!

Y aprovechar que hoy en día poco a poco se están cayendo los parámetros insanos y rígidos de los conceptos clásicos de lo que se considera “bello”. Este punto puede ayudar muchísimo a trabajar la autoestima y construir la belleza personal, que traerá mayor seguridad y posibilidad de disfrute.

Otro punto siempre a tener en cuenta es como vieron nuestros hijos, a lo largo de su crecimiento, que nosotros nos vinculábamos con nuestro cuerpo? Cómo nos tratamos a nosotros mismos?

Es un tema que amerita una observación del recorrido como padres, porque una vez más, ellos nos están sintiendo y mirando. 

La adolescencia es una etapa donde es importante habilitarle la intimidad, su espacio es muy significativo. Si no tienen un cuarto para ellos solos, y más aun en tiempos de pandemia, ofrecerles ratos de intimidad.

En cuanto a lo sexual abrir la conversación sobre los miedos, la ansiedad de rendimiento, como ellos se sienten en relación a los otros. Brindarles información a través de medios confiables donde puedan obtenerla, sobre aspectos que no sepamos o nos sintamos inseguros.

Es importante cuidarlos de la exposición en redes, de lo que consumen, ver sus inseguridades, el no consentimiento, estar atentos a posibilidades de  bullying.

“ Fijate esto, ¿ subirías tus fotos privadas para que las vea una cantidad de gente que no conoces?” sabés que perdemos el control de lo que subimos a las redes?

Darles todas las herramientas posibles para el autocuidado consigo mismos y con el otro. Hablar de los métodos anticonceptivos, de la importancia del buen uso del preservativo, sobre el verdadero funcionamiento de la pastilla del día después. Si no conocemos a fondo: investigar nosotros, acercarlos a un profesional de confianza, porque así podremos encontrar nuestra forma de acompañar y estar presentes.