Hoy te quiero compartir estos mitos que escucho mucho en mi consultorio y cómo los derribo:

🟣  Se puede maternar y trabajar. Lo hice durante la crianza de mis hijos y veo a diario muchísimas madres trabajando. Nadie dijo que era simple, que las condiciones son fáciles, ni que el entorno laboral esté preparado y facilite la maternidad. Esta última es la parte más lamentable de todas y muchas veces puede ser verdaderamente duro. Aún así cada día tantísimas madres trabajan y crían.

🟣  Se puede dar mamadera con el mismo Amor que dar la teta. Se puede mirar, poner el cuerpo, sostener, contener, esperar y responder, estar total y amorosamente presente.

🟣  Si tuve cesárea y no lo parí hay algo de la maternidad que no tengo completa. La maternidad es completa cuando un hijo está junto a su madre quien está para el con presencia, amorosidad y disponibilidad.

🟣  Como yo quise ser deportista y mi carrera quedó truncada, voy a fomentar el deporte. Como yo no pude que pueda mi hijo. Nuestros hijos no vinieron a resolver aquello que dejamos inconcluso ni a realizarse con los deseos que nos quedaron truncos. Aunque “le encante” justo lo mismo que a mí me gustaba hacer de niño, acerquemos la lupa, observemos vacíos, mirémoslos de verdad.

¿Cuales de estas creencias te resuenan más?