Nunca seremos como los Ingalls.

El estereotipo de familia es uno de los clásicos más esperables: el padre, la madre y sus dos hijos (una nena y un varoncito, si es posible). Esta es quizás la foto más común de todas, la que nos cansamos de ver repetidas veces en películas e historias de las más variadas.

Y después la vida real…

✨ La madre/padre sola criando hijos, o el padre. Las familias ensambladas con hijos de ambos y comunes, familias con dos padres o dos madres.

✨ La familia va despegándose lentamente de la imagen primera y lo esencial va tomando lentamente protagonismo. Lo esencial que no tiene que ver con el estereotipo sino con el flujo de amor y presencia que necesita un niño para crecer, desarrollarse y florecer.

Aún no sabemos cómo criaremos más adelante, en un futuro no tan lejano, a que llamaremos familia, como serán los nuevos vínculos. Lo que sí jamás puede faltar para un niño es el respeto, el cuidado y el amor de quienes lo acompañen 💕.

¿Cómo podemos trabajar los estereotipos de familias con nuestros hijos?

  •  Explicándoles con palabras a su altura, las formas de familia que existen.
  •  Trabajar nosotros como adultos qué nos pasa con los estereotipos de familia.
  •  Buscar junto a nuestros hijos cuál es para nosotros el verdadero significado de familia.
  •  Mirar películas o series sobre diferentes tipos de familias.
  •  Pensar juntos quienes nos gustaría que sean parte de nuestra familia del corazón y hacer una lista para invitarlos.

¿Cómo viven esto en tu familia?