Me pasa escuchar bastante seguido en el consultorio situaciones como estas:

Una madre/padre diciéndole a su hijo: “si hacés esto X tenés esto otro X”.

“Si te vas a bañar ahora, después podés mirar una película”.

“Si comés toda la comida, después tenés postre”, etc., etc., etc..

Y, de esta manera, puedo ver cómo el foco está depositado en el resultado y no así en el proceso, al cual se lo pasa por arriba, instalando una modalidad de acción y propuestas que se basan en premios y castigos.

Sacar al proceso del foco para cambiarlo por acciones que nosotros necesitamos que hagan -“esto por otra cosa a cambio”= es de alguna manera faltarles el respeto y también una modalidad que va llevándolos lentamente a que no expresen sus emociones (con tal de tener el premio) y que no se conecten con lo que verdaderamente sienten.

Tener presente el proceso es comunicar el para qué de lo que hacemos:

✨“Es importante que te bañes porque tu cuerpo necesita estar limpio y es parte de nuestra rutina de cuidados”.

✨ “Comemos la comida para alimentarnos y saciar nuestra hambre”.

Todos van siendo pequeños aprendizajes de cuidado si partimos de esa base y la sostenemos para que su motivación no sea “lo que viene después”, para que no guarden su verdadero sentir por ir detrás de “el premio que le sigue”.

¿Qué es el autorrespeto para vos? ¿Qué formas usas para enseñarle el auto respeto a tus hijos?